Translate

Páginas vistas en total

martes, 27 de mayo de 2014

LOS LOCOS DEL VOLANTE



Imaginemos España.  Moto, con casco. Coche con cinturón, (todos) incluso los niños. Carretera, cada uno por su carril. Rotondas por la derecha. Semáforos, con radar por si te lo saltas.
Ahora imaginemos Libia, concretamente Trípoli. Moto, sin casco (lo mismo está prohibido). Coche, lo de el cinturón ni de coña, los niños en el asiento de adelante, incluso son capaces de conducir con el niño en brazos, el móvil en una mano, cigarro en la boca y el café entre las piernas. Las rotondas, se cogen por donde sea mas rápido, (lo he probado y es hasta divertido). Los semáforos, apenas hay, es mas donde hay semáforo hay atasco.

 
Simplemente es diferente,  otra cultura, no conocen el riesgo, tal vez si hubiera pubs, discotecas, conciertos, cines, parques de atracciones, dejarían el coche en paz. Pero no hay nada de eso, la diversión es salir con el coche, conducir, meterse en atascos, hacer la cabra con la moto en los parques, y sobre todo hacer el loco, loco, loco. El video que aquí os dejo no deja ninguna duda, merece la pena verlo. En un momento dado atropellan a un espectador, pero como el que ve llover, se le retira y seguimos haciendo el loco. Simplemente sin comentarios. Bueno comentar que os lo agradezco.

miércoles, 2 de abril de 2014

¿INGENIO O SUPERVIVENCIA?

        Simplemente dejo una fotografía de una farola que hay cerca de mi casa. No es la única que he visto así. Si alguien me lo puede explicar con comentarios, pues agradecido.
                                                       
                                                     shukran yazilan,      شُكراً جَز يّلاً.


viernes, 28 de febrero de 2014

SABRATHA, LA OTRA JOYA ROMANA DESCONOCIDA



            Antes de nada quiero pedir disculpas por el largo tiempo que he pasado sin publicar ninguna entrada en el blog. La verdad es que la situación de este país va irremediablemente hacia el caos absoluto, pero según veo y me cuentan,  al parecer a occidente no le interesa, ni siquiera a los medios de comunicación. No interesa saber  que se ha impuesto la ley Sharia (ley islámica) que restringe derechos fundamentales hasta el punto de el procesamiento con petición de pena de muerte para dos parlamentarios por unas caricaturas supuestamente ofensivas contra el islam. No interesan los continuos asesinatos de jueces, militares, fuerzas de seguridad principalmente en ciudades como Benghazi, Sabha o Derna. No interesan las fugas masivas de presos en las cárceles. No interesan los secuestros de dos ciudadanos italianos, de un surcoreano y de cuatro diplomáticos egipcios. No interesa el asesinato, mejor dicho, la ejecución de siete cristianos egipcios con un disparo en la cabeza, o la ejecución en Enero de un ciudadano británico y una ciudadana neozelandesa, también con un tiro en la cabeza en una playa cercana a Trípoli. Al parecer tampoco interesa que las milicias que continúan activas han logrado detener en los últimos meses las exportaciones de petróleo, dejando al Gobierno sin su principal fuente de ingresos y haciendo aumentar el temor de que el país se sume en el caos. No interesa que día tras día hay una real sensación de la proximidad de un golpe de estado o que cada vez que hay un pleno en el congreso, hay tiroteos amenazadores para que se aprueben o deroguen las leyes que interesa a unos o a otros. Y todo esto en los últimos tres meses, paso por alto hechos similares en meses anteriores pero sería muy, pero que muy largo.


     Pero no, no quiero hablar mas del caos al que se encamina Libia, quiero hablar de algo desconocido, impresionante y maravilloso. Una ciudad que he tenido el privilelgio de visitar y te hace olvidar por unas horas el día a día, el tedioso y peligroso día a día. ¿Alguien sabe, que aquí en Libia hay dos antigüedades, hay dos ciudades romanas maravillosamente conservadas y extraordinariamente desconocidas?. Una de ellas, de la que ya hable en un post anterior (recomiendo su relectura), es Leptis Magna, y la otra es Sabratha (Sabrata), una ciudad fundada por los cartagineses llegando a su esplendor con el imperio romano y su posterior caída con los vándalos. Sabratha está a unos cuarenta kilometros de Trípoli, y estoy seguro que si estuvieran en cualquier otro país, serían uno de los monumentos mas visitados en el mundo.

     Lo mejor es disfrutar de las fotografías. Evidentemente las fotos todas hechas por nosotros, son de hace varios meses, ya que la situación inestable del país, desaconseja en la actualidad cualquier movimiento fuera de Trípoli.