Translate

Páginas vistas en total

jueves, 11 de julio de 2013

LA CERRADURA DEL RAMADÁN



Antes de continuar con la lectura de esta entrada, observar detenidamente la primera foto. ¡Si! efectivamente se trata de un frigorífico, con llave y cerradura. Supongo que según vaya avanzando este escrito se esclarecerá el motivo de la mencionada cerradura.




                 Esta semana ha empezado el Ramadán. Todos hemos oído hablar del mes de Ramadán, pero hasta que no se vive en un país musulmán uno no se da cuenta de la intensidad de dicha celebración.
             Cada año el ramadán empieza en fechas diferentes teniendo que ver con el calendario lunar islámico.
             Lo mas importante de este mes es el ayuno. Pero no el ayuno matutino, ni el ayuno de la cuaresma los viernes, es el ayuno total. Los musulmanes no pueden probar bocado desde que sale el sol, sobre las seis de la mañana, hasta que se pone sobre las nueve y media de la tarde. ¿pero supongo que a base de líquidos se mantienen durante esas horas? ¡ Pues no!, no pueden beber ni una gota de agua. Tampoco se puede fumar y por supuesto ni se les ocurra practicar sexo durante esas horas diurnas.
            Pero cuando cae la noche, empieza la vida. Se ponen hasta las orejas de todo, salen todos a las calles, abren las tiendas, los bares, los restaurantes, el tráfico es caótico, empiezan a tirar cohetes. Vamos que el que quiere dormir lo tiene un poco complicado con el jaleo que se monta. Y así hasta poco antes de salir el sol cuando toman la  última comida antes de comenzar el ayuno diario.
Un día, otro y así hasta completar casi un mes. Los primeros días la gente está feliz, pero según avanzan los días el carácter jovial se va transformando en mal humor e irascibilidad.
           Aquí en Libia el ayuno por lo menos de puertas a fuera es seguido masivamente. A un compañero mío (fumador empedernido) le llamó ayer un libio la atención por ir fumando un cigarro por la calle, se puso hecho una fiera, por lo que mi amigo tuvo que apagar el cigarro. Y mucho menos beber agua o comer un bocadillo en la calle, ni siquiera pipas (por cierto, aquí no he visto pipas en ningún sitio)
            Después de esto supongo que todos ya sabréis el significado de tan inusual cerradura en todos los frigoríficos de todas las casas en Libia. El pater familia, se autoproclama en el guardes del fiel cumplimiento del ayuno por parte de todos los miembros de su familia, por lo que cuando sale el sol se encarga de cerrar el frigorifico y guardar la llave a buen recaudo hasta que cae el sol  para evitar tentaciones por parte de su mujer e hijos.


                   
Nosotros por si acaso, hemos escondido la llave no sea que a nuestro buen casero se le ocurra entrar todas las madrugadas a cerrarnos la nevera.
 


                                          Ramadan kareem   (feliz Ramadán)


2 comentarios:

Rafael Pardo dijo...

Esa cerradura la hubiera puesto yo en mi frigorífico jejejeje

Daritza Rodríguez - Arroyo dijo...

¡Ay Jaime! Si supieras que el día que fuimos a comprar la nevera noté lo de la cerradura pero no le presté mucha importancia hasta que llegó Ramadán. La mía tiene cerradura, pero vivo aparte de la familia de mi esposo, en el segundo piso y él está trabajando en el desierto y no regresará hasta pasado el Eid. Así que en mi caso, puro accesorio la cerradurita esa… Jijijiji.