Translate

Páginas vistas en total

martes, 4 de junio de 2013

ENCUENTROS PARANORMALES EN LA CARRETERA


Como ya conté en post anteriores, la conducción en la ciudad de Trípoli puede ser una autentica odisea pero si la conducción la hacemos por carretera, esta odisea se eleva hasta límites paranormales. Te puedes encontrar cuando vas circulando por la autovía camiones cargados de dromedarios, los que seguro  encaminan hacia un final poco apetecible, por lo menos para los pobres animales, aunque seguro  si resulta apetecible para los paladares de los consumidores libios. Alguno de estos dromedarios, (aquí les llaman camellos), su final les está esperando en la puerta de la carnicería donde van a ser vendidos, por supuesto después de ser sacrificados y troceados en la misma puerta. Allí son expuestos para que el cliente vea que próximamente habrá carne de dromedario recién sacrificado. (Es una manera de ahorrarse el matadero y el trasporte de la carne, “digo yo”).      

                                                                                                                                                                                                   






       Continuando con la  aventura paranormal por la autovía, te puedes encontrar alguna furgoneta cargada hasta los topes desafiando las mas elementales leyes de la física, y encima, circulando nosotros a una alta velocidad nos adelanta por el arcen (esto es muy normal, hacer de una vía  de dos carriles, tres).   
                                                                               
      
            Pero  lo mas, lo mas, lo mas….., lo digo, lo mas cojonudo, es ir por esa misma autovia, de las que en Europa sería límite 120 Km./h, aquí no hay límite, imaginaros a que velocidad se circula y encontrarte en el arcén derecho unos 30 o 40 coches parados uno tras de otro en el arcén, y lo que es peor, alguno en doble fila invadiendo nuestro carril, con lo que conlleva para nosotros el correspondiente volantazo para evitar el choque contra los vehículos en doble fila y encima ser recriminados por el coche que venía detrás y que con todo, pretendía adelantarnos en el tramo donde estaban todos los coches parados. Después del susto y de varias palabras muy mal sonantes soltadas por todos los ocupantes del vehículo, y de preguntarnos el motivo de esos coches parados en el arcén en una autovía, tal vez un accidente, tal vez se les ha estropeado a todos a la vez el coche, tal vez….. Pues no, no es un accidente, es una MEZQUITA, es la hora del rezo y a todos les ha entrado ganas de rezar. No han intentado sintonizar la radio a ve si retransmiten el rezo, no han probado a abrir la ventanilla para escuchar mientras pasan junto a la Mezquita (se oye a kilómetros de distancia), no…. Han tenido que parar en plena autovía.  Que le vamos a hacer.
 
 
 
Si te ha gustado la publicación se agradecen comentarios así como el compartirlo en las redes sociales.
                Ma'a ElSalama









5 comentarios:

Mariano González Egea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mariano González Egea dijo...

Peor sería que decidiesen rezar y girasen para ponerse mirando a la Meca

Pilar (la de Guillermo) dijo...

Querido 'cuñadoperiodista'. Ten cuidado por esas carreteras de Alá. Eso de que se paren en la autovía me ha impresionado, pero lo que más me ha gustado ha sido la foto del coche cargado hasta el infinito. Es una foto chulísima, me ha recordado a la peli de dibujos de la casa que se va volando con globos, no me acuerdo el nombre.
Bueno, te seguimos la pista. Tú mejor vete en bici (o es peor...).
Un beso grande (haznos una crónica del calor¡¡¡¡¡¡).
Cuidate.
Pilar

Jordi Martinez dijo...

O sea, que es un peligro circular por allí. Madre mía...

He puesto tu blog entre mis favoritos. Te dejo el mío, por si quieres pasarte :)

jordimartinezaznar.blogspot.com

Monica Velasco Pardo dijo...

Jajaja muy bueno Pilar, la peli es Up y tienes toda la razón a mi también me lo recuerda....cuidate hermano y sigue haciendo estad crónicas tan interesantes!!!!!