Translate

Páginas vistas en total

martes, 26 de febrero de 2013

TRADICIÓN, RELIGIÓN O FANATISMO



         Como ya se ha podido ver en otros post anteriormente publicados, por las calle se pueden ver multitud de mujeres con su burka o medio burka. Algunas de estas mujeres van por la calle acompañadas de su marido y muchas de estas parejas se pueden ver como la mujer va siempre detrás del marido a una distancia prudencial.
         El otro día en uno de los pisos que visitamos (por desgracia seguimos sin encontrar casa para alquilar) llegamos al portal junto con el propietario de la vivienda, esta estaba cerrada y bajó una mujer a abrir el portal con la llave. Antes de que pudiéramos verla, la mujer echo a correr escaleras arriba. Una vez en el piso, vimos todas las estancias, hasta llegar a una de las habitaciones, hice intención de entrar pero rápidamente el propietario se interpuso ante mí y me impidió el paso. Aún así pude ver a dos mujeres en la penumbra ataviadas con algo parecido a un burka, las dos mujeres estaban de cara a la pared para que no las pudiéramos ver. A estas mujeres solo las puede ver el marido y la familia, cuando salen a la calle por supuesto van tapadas hasta la cejas.
        En lo que se refiere a la religión, he comprobado que o te acostumbras o te acostumbras.
        Los rezos musulmanes son cinco veces al día, empezando por el primero sobre las 5 de la mañana. Es decir, partiendo de la base que la ciudad esta llena de mezquitas, unas pequeñas y otras gigantes, que todas estas mezquitas disponen en su minarete de varios altavoces, uno por cada lado y que no hay ningún punto de la ciudad en el que no se escuchen estos altavoces, no queda mas remedio que acostumbrarse. Es como  lo que se escucha en el siguiente montaje grabado con mi movil, merece la pena verlo y escucharlo para hacerse una idea y comprender lo de “o te acostumbras, o te acostumbras”. Esto lo escuchamos cinco veces al día desde cualquier punto de la ciudad.
video
       
                Para finalizar una anécdota curiosa que nos paso en el lugar de trabajo. Vinieron unos técnicos locales (supongo que libios) a arreglar un tema eléctrico. Es sabido que los musulmanes antes de rezo se lavan los pies hasta el tobillo, las manos  hasta el codo y el rostro y las orejas, de pronto uno de ellos desapareció y mi compañero fue a entrar al servicio y le pilló lavándose los pies en el lavabo. Algo le dijo pero le dio lo mismo, al instante estaba en el pasillo sobre una alfombra rezando y dándose cabezazos contra el suelo.
En muchas cafeterías dejan de servir cuando se está escuchando el rezo por los altavoces de las mezquitas, te puedes sentar y esperar pues hacen una parada técnica. 
En España cuando paramos en el trabajo solíamos decir “en todos los trabajos se fuma” aquí dirán que “en todos los trabajos se reza”.

Rezos en la plaza de los Mártires

  
















 as-salâmu 'Allahikum
 

sábado, 16 de febrero de 2013

CELEBRACIONES DERROCAMIENTO DE GADAFI



                                Este fin de semana en Libia, celebran y conmemoran la caída del dictador Gadafi concretamente el 17 de febrero.  Para ellos es la celebración más importante en toda su historia, todos salen a la calle, hay miles de banderas por todas las calles, la ciudad está engalanada con los colores de la bandera Libia.

           
              Al principio nos daba un poco reparo salir a la calle, incluso nos habían advertido de la posibilidad de algún altercado producido por los escasos partidarios de Gadafi,  pero no somos de estar encerrados en casa y nos decidimos a dar una vuelta por la tarde.  
                Increíble el ambiente de fiesta y de felicidad que se respira por todas partes, es como si les hubieran quitado de encima un pesado yugo.
      
               Nosotros que definitivamente hemos comprobado que no tenemos cara árabe, no pasábamos desapercibidos en la fiesta. Íbamos con una cámara de fotos y por todos los lugares que pasábamos nos decían “wellcome to Libia”, “Libia free”, y nos requerían para que les hiciéramos fotos unas veces a ellos y otras veces con ellos. Los propios militares que otros días parecían tener un semblante serio y prepotente, nos pedían que les hiciéramos fotos, nos invitaban a subir en sus vehículos armados. Parecía que no hubieran visto una cámara de fotos en su vida, daba la impresión que están deseando que el mundo se de cuenta que Libia es libre, que hay seguridad, que es un país que le falta mucho pero que tiene posibilidades.
       Como se puede ver en las imágenes es una locura similar a cuando España ganó  el mundia, nadie se lo quiere perder, todos quieren estar en la calle y hacer ver que son libres.

 









 

              La antigua plaza verde con Gadafi, ahora llamada plaza de los mártires, a rebosar de gente celebrando. No quiero ni pensar que  sería de esta fiesta, en la que parece que estan todos locos, si pudieran beber alcohol, sería una autentica locura. 

            Os dejo a continuación un pequeño reportaje fotografico y un  video que ilustra perfectamente como han celebrado en Libia, el aniversario de la caida del dictador Gadafi.







                                    
video
                                                                                 

lunes, 11 de febrero de 2013

LOS TIROS EN TRÍPOLI



El mismo día que llegamos los compañeros de trabajo nos alertaron para que no nos sorprendiéramos cuando por la noche escucháramos detonaciones, unas veces mas fuertes y otras mas débiles, "pueden ser tiros de Kalashnikov si son débiles o de antiaéreo sin os parecen mas  fuertes", nos dijeron. También, nos dijeron  que pudieran ser cohetes de pirotecnia, pues por aquí son muy aficionados.
            Cada noche desde el apartamento donde de momento estamos escuchamos estas detonaciones y ya no sabemos si son cohetes pirotécnicos o son disparos de Kalashnikov lo que es seguro que cada día que salimos a dar una vuelta o simplemente de casa al trabajo encontramos a poco que nos fijemos casquillos de 7,62 milímetros que corresponden al también conocido como AK-47 (fusil de asalto Kalashnikov).

           Aquí todos lo ven normal sobre todo los libios, ¿Quién no tiene un arma en su casa? Pues por lo visto es lo habitual. Los compañeros de trabajo que llevan ya varios meses aquí nos dicen que antes era facil encontrar casquillos por la calle de ametralladoras antiaéreas, que las montan las guerrillas (aquí llamadas Kativas) en los todo terreno pick app. De hecho es habitual ver (como en la foto)grupos de estos por las calles, uniformados como guerrilleros y armados hasta los dientes.
       

Kalasnnikov junto a la mesilla de noche
            Pero con mucho, lo más sorprendente que nos ha pasado, relacionado con este tema, es cuando fuimos a ver un piso para alquilar, junto con un mediador. La dueña del piso nos fue enseñando todas las habitaciones hasta llegar a una donde en una esquina estaba apoyado un Kalashnikov junto a la mesilla de noche, allí estaba como el que tiene un paragüero. Lo gracioso es que el piso nos encantó y decidimos quedarnos con él y el  día 20 de este mes nos mudamos  y no sabemos si en el precio del alquiler entra el Kalashnikov como entra el horno, el microondas o los sofás. Siempre podremos decir que hemos alquilado un piso amueblado con aire acondicionado y un Kalashnikov junto a la mesilla de noche.



martes, 5 de febrero de 2013

PARAISO PRONOVIAS.




         Paseando por las calles, no paro de ver tiendas de trajes de novia, unos trajes de lo mas llamativo, suntuosos, algunos muy coloridos, pero todos de una extravagancia extrema, no creo que en una ciudad como Madrid, existan tantas tiendas de trajes de novia como las que hay aquí, y  a base de ver este tipo de tiendas se ha despertado my curiosidad preguntándome como una sociedad en que las mujeres van tapadas, muchas de arriba abajo, como mínimo llevan el pañuelo en la cabeza, como es posible que se vean esos vestidos si está prohibido que el hombre vea a una mujer así vestida, digo yo que el día de la boda si se podrá ,  pues  preguntando a varios conocidos libios, he salido de dudas.
una de las mayores Mezquitas de Trípoli
         Me imagino a las dos familias, la del novio y la de la novia, hombres y mujeres en una gran mezquita, entrando la novia del brazo del padrino, pues no, pronto me doy cuenta que estamos en otra cultura. Para empezar la ceremonia si que se celebra en una Mezquita, si que acuden las dos familias, pero hasta ahí. A la ceremonia en la Mezquita solo pueden acudir los hombres, ni siquiera la novia, pues no está permitida la entrada de las mujeres, la novia manda un representante masculino por ella.
Una vez acaba la ceremonia en la Mezquita, cada hombre se va para su casa. Ese mismo día, al día siguiente o días  después se celebra la fiesta, en la que solo acuden las mujeres, si son de familia pudiente contratan un local y si no cierran la calle por un lado y por otro e instalan una Jaima. En esta fiesta es donde se ponen estos vestidos tan suntuosos. Esa fiesta puede durar varios días y  es en el segundo día cuando la novia se pone un vestido diferente al blanco si cabe más extravagante y siendo aquí cuando puede entrar en la fiesta el novio, pero solo él.
         Es cierto que los hombres pueden hacer una especie de fiesta o reunión paralela, no siendo tan habitual. Cada vez que hay un evento de este tipo se escuchan disparos al aire por parte de los hombres de las familias, y sobre todo por parte del novio, supongo de alegría pues no está permitido mantener relaciones sexuales antes del matrimonio
                                        los contrastes de Líbia.


         

domingo, 3 de febrero de 2013

UN PASEO POR LA MEDINA



              De los días que llevo en Trípoli,  ayer sábado conocí una de las partes más interesantes de toda la ciudad, La Medina.

Es un lugar lleno de magia donde te puedes pasar horas y horas caminando por callejuelas repletas de tiendas, puestos y sobre todo gente. Es una gran mezcla de colores y olores, como siempre olores intensos a especias. Al contrario con lo que sucede con otros mercadillos al uso de nuestro país, no te agobian los mercaderes para que compres sus artículos, son respetuosos con el comprador y con el curioso. 

Franqueado en uno de sus costados por el arco romano de Marco Aurelio, al entrar uno se sumerge en una gran marabunta multicolor donde te puedes encontrar  todo tipo de ropajes típicos, tanto pañuelos, como burkas, incluso como nos pasó a nosotros de repente te encuentras a un joven con un Kalashnikov, en el brazo, como el que lleva un bastón pues aquí algunos llevan un fusil de asalto, sin ser ni policías, ni militares ni nada, simplemente es así o incluso se pueden ver alguna que otra pistola en la sobaquera, pero sin darle importancia, es lo normal después de la caída de Gadafi.

U

 Curiosa es la manera de anunciar los establecimientos, simplemente con locar los envases de los productos en el lugar donde en España iría un luminoso, y no es por no gastar luz, ya que aquí en Libia, la luz y el agua son pracitamente gratis, y no digamos de la gasolina que por lo que vienen siendo no mas de diez euros, llenas el déposito y lo mismo te dan la vuelta.

 


 

 

 

 

 

 

 

viernes, 1 de febrero de 2013

EL TRAFICO, LA CONDUCCIÓN, LA LOCURA




Después de la experiencia del primer día, trayecto aeropuerto Trípoli, pensaba que nada me asustaría ya en mi estancia en Trípoli, la verdad que he practicado pocos deportes de riesgo, he hecho escalada, descendido algún barranco, etc. pero la experiencia de circular como acompañante en un vehículo por la ciudad de Trípoli es como practicar cualquier deporte de riesgo, cuando vuelva a España si me decido alguna vez a hacer puenting o algo parecido será pecata minuta, comparado con esto.
Partimos de la base que  los hombres, repito,  los hombres aquí nacen con el carnet de conducir, es decir, no necesitan presentarse a ningún examen, ni ir a ninguna autoescuela para obtenerlo, simplemente cuando alcanzan mayoría de edad lo solicitan y ya lo tienen. Otra cosa diferente son las mujeres. Estas si que necesitan aprender en una autoescuela, y hacer un examen de capacitación. Los coches de autoescuela llevan dos volantes, uno a cada lado y generalmente es una mujer la que se encarga de enseñar, ya que no estaría bien visto que un hombre fuera en el coche y enseñara a una mujer que no es la suya.
En el tiempo que llevo, ya una semanita, creo haber contado no mas de diez semáforos en toda la ciudad, por lo menos la parte que conozco, no hay semáforos, ni cedas al paso, ni pasos de peatones ni na de na. Para pasar un cruce, hay que meterse poco a poco, hasta que el que viene por tu derecha, o por tu izquierda no le queda más remedio que parar. Las rotondas son un espectáculo ya que cuando llegas a elle y tienes que girar a la izquierda lo normal es rodearla y luego girar, pues aquí no, tu puedes rodearla y dejarla a tu izquierda o pasar de ella y dejarla a tu derecha, que viene uno de frente pues paras o no, y para el, tocas un poco el pito, que es tradición y cada uno por su camino.
Es raro ver a un conductor que no vaya hablando por el móvil, yo creo que debe haber alguna norma municipal que obligue a llevar el móvil en la oreja, yo lo hago para que no me digan nada. También es habitual ver a algún niño de no más de 14 años, conduciendo, y su padre al lado enseñándole. Y por no hablar del cinturón de seguridad, que debe estar prohibido ponérselo.
Por cierto para cruzar una calle, pues hay que ser valiente, da igual que sea una vía rápida y ancha o una callecita, o por medio de una rotonda. Con decisión, pero despacito, avanzando poco a poco y se terminan parando y lo que es mejor no dicen nada.

Todo esto para una ciudad de un un millón y medio de habitantes, con infinidad de vehículos es toda una aventura diaria, tanto el andar por su calles como circular en coche por ellas, pero no he visto ni una sola discusión por el trafico, pitan y pitan, supongo que por tradición, pero asumen los atascos, asumen que un coche tenga prisa y se suba a la mediana y haga 500 metros por ella, asumen que las motos circulen por la acera, asumen que un camión se meta por una calle estrecha en dirección contraria y a los que vienen de frente les toque ir marcha atrás etc.
Y a todo esto, ¿Dónde está la Policía Municipal, la Guardia Urbana? Pues si algún día veo alguno, prometo contarlo en este blog.

BUENA CAZA.

QUE HAY QUE LLEVAR AL COLEGIO

Una de las cosas que mas me han llamado la atención en los pocos días que llevo en Trípoli, (tengo un amigo que vive por Cataluña y que su nombre acaba en Rana, que estaría con la boca abierta constantemente), son algunos de los carteles que hay en los Institutos, hoteles etc. En España lo normal ( y doy fe pues tengo un hijo de 15 años) es que no puedas llevar al colegio teléfonos móviles, consolas, etc, aquí no les preocupa que un joven lleve al instituto un móvil o no se preocupan en anunciar que en el interior del hotel no se pueda fumar pues lo tienen asumido, a ellos les preocupan otras cosas como podeis ver en la foto que hice paseando por una de sus calles. Estaba a la entrada de un Instito y he visto de estas o parecidas en algún hotel y en algún que otro centro oficial.





LAS CARNICERÍAS (DEDICADO A PILAR)

No creo que me haga cliente de ninguna carnicería de las que he visto de momento en Trípoli. Por supuesto como todo el mundo sabe, el cerdo está prohibido. Lo que se vende sobre todo es cordero, pero no lechazo, sino cordero, tamaño cabrón. También vaca.  Tienen por costumbre tenerlo colgado en el escaparate y sobre todo cuelgan la cabeza de lo que tienen ese día. Pueden tener la cabeza de una vaca, del cordero y como hoy que tenían la cabeza de un camello, pues es una carne típica en Trípoli. De momento es lo que he visto desde la calle, pues no me he atrevido a entrar en ninguna. Espero que cuando entre no me encuentre la cabeza de nadie colgada (nunca se sabe), de todas las maneras la higiene en el comercio de alimentación la entienden de otra manera, sobre todo a la hora de conservar los alimentos en sitio adecuado. Me han dicho que en verano puede llegar a haber casi 45 grados, por lo que espero, mas bien pensando en la salud de mi olfato, que las cabezas de los animales que comercializan en las carnicerías no
estén expuestas en la via publica como si fueran ajusticiados.

LA PLAZA DEL INEM

LA PLAZA DEL  INEM.

Pasamos por una plaza, que mis compañeros llaman la plaza del INEM, está llena de hombres
de color sentados en los lados, cada uno de esos hombres lleva consigo
herramientas que indican su oficio, uno lleva varios hierros que indica que es
encofrador, otros llevan tuberías que indican que son fontaneros, otros
martillos, otros brochas, otros cables, y en otra parte 15 o 20 camiones y
furgonetas, ofreciéndose para hacer portes o traslados. Los libios, que por
supuesto no trabajan ninguno o casi ninguno (ya explicaremos esto otro día)
aparecen con sus coches y según necesiten se llevan a uno de estos hombres, que
suelen ser de Gana, Nigeria, Egipto, Marruecos etc., vamos como las que están
en la carretera Renedo de Valladolid, pero diferentes oficios.



MIS PRIMEROS DÍAS EN TRÍPOLI

Como muchos sabeis me va a tocar estar una temporadita en Tripoli, y como he comprobado que es una ciudad peculiar y una cultura diferente y extraña me he propuesto este foro para ir contando experiencias que por lo visto en estos tres primeros días, seran muchas y variadas.
EL PRINCIPIO.
Nada mas llegar nos recoge un chofer junto con un compañero,  del aeropuerto a la ciudad hay una cierta
distancia, la cual si se hace a 180 kilómetros por hora, sin cinturón, por una autovía
en la que se puede ver a varios coches por el arcen que al parecer se han
confundido y en dirección contraria, pues se puede ver que los 18 meses que a
uno le esperan en esta ciudad, fáciles, lo que que se dice fáciles no van a
ser.


Primeras impresiones. Lo primero que hacemos es ir a cambiar euros en dinares libios,
nos llevan por un laberinto de calles, la mayoría sin asfaltar, en el que el
trafico es caótico, no hay semáforos ni pasos de peatones, se cruza por
cualquier lado, con valentía y decisión, se terminan parando ya que si te
atropellan, sería un largo proceso, ya que no existen los seguros de vehículos.
Llegamos a una tiendecita de comestibles, y le preguntamos que a cuanto está el
cambio, nos dice que 1,75 dinares por cada euro. Yo le entrego 2.000 euros y el
me da una especie de bolsa de basura con mis preciados dinares libios, se
supone que me tengo que fiar ya que está mal visto contarlo allí mismo. Por
supuesto tampoco lo cuento en casa ya que e daría igual y no me quiero llevar ningún
disgusto.


El mismo día que llegamos era una fiesta nacional y yo que he vivido en Castellón,
creía estar acostumbrado a los petardos, pues no, esto parecía la guerra,
cientos de puestos de petardos y cohetes por todas las calles, y todos tirando
y tirándose petardos y cohetes  unos a otros, resultado, al día siguiente en las noticias,
300 heridos, de los que 250 son graves. Días después siguen tirando petardos a todas hora,
con menor intensidad pero a todas horas.